En los perfiles de Instaladores de Gas Clase 3 e Instalador Eléctrico Clase D fueron certificados 38 y trabajadoras que fueron evaluados por el Centro de Evaluación de Competencias Laborales de la Universidad de las Américas.

 

Los candidatos que provenían de Coquimbo, Curicó, Valparaíso, Rancagua, Concepción, Puerto Varas, Arica y diversas comunas de la región Metropolitana, llegaron a la certificación de manera particular, con el fin de ser evaluados para ingresar al registro que de la Superintendencia de Electricidad y Combustible y recibir la autorización como Instaladores eléctricos o de gas. La ceremonia contó con la presencia de Loreto Méndez, jefa de Relaciones Institucionales de ChileValora, quien destacó el trabajo conjunto con la Superintendencia de Electricidad en beneficio de los trabajadores, “la certificación de hoy viene a concluir un trabajo que veníamos desarrollando con la SEC, sobre la habilitación que se requiere para poder ejercer su profesión como Instaladores de gas e Instaladores eléctricos, y hoy en una articulación entre instituciones públicas, la certificación de ChileValora les permite a ustedes tener esa licencia habilitante, que esperamos mejore sus condiciones laborales y de empleabilidad”. “Ustedes pueden decir que saben hacer bien su trabajo al obtener esta certificación y esperamos que eso les genere un valor y mejore sus condiciones laborales”, agregó. 

 

Por su parte Pamela Puentes Merino, directora de Egresados y Empleabilidad de la Universidad de la Américas y representante del Centro Evaluador, destacó la importancia de evaluar y certificar a trabajadores que cumplan este tipo de funciones, “estos perfiles son absolutamente requeridos en un mercado que año a año se vuelve más exigente y riguroso, y en donde además, las familias están cada día más informadas respecto a las condiciones de calidad requeridas en sus hogares al momento de contratar un servicio domiciliario de Gasfitería o Electricidad”.

En representación de sus compañeros, Gabriel Cataldo, trabajador certificado en el perfil de Instalador Eléctrico Clase D, resaltó que, “es importante valorarse uno mismo como instalador por todos los conocimientos adquiridos durante la trayectoria de cada uno. Con esto podemos demostrar que sí somos capaces de realizar esta labor de manera profesional y que se reconoce nuestro esfuerzo y trabajo, al cual hemos dedicado gran parte de nuestras vidas”.

Los trabajadores certificados, fueron evaluados a través del análisis de caso y simulación, en dependencias de la Universidad de las Américas. En el proceso fueron evaluados 39 hombres y una mujer, resultando competentes 38 trabajadores.